Psicología Evolutiva

sábado, noviembre 25, 2006

La esquizofrenia


La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más debilitantes y desconcertantes, es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Se encuentra en un grupo de trastornos que producen distorsión en los pensamientos y en la percepción. Los pensamientos parecieran estar mezclados o cambian bruscamente de un tema a otro. La percepción puede distorsionarse más allá de la realidad, haciendo que las personas oigan o vean cosas que no están allí. Los que padecen esta enfermedad tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados o perseguidos por fuerzas sobrenaturales que no se pueden explicar su origen. El deterioro de la función mental que llegan ha alcanzar estos pacientes es de tal grado que les afecta notablemente en la relación con sus pares y con la sociedad en general ya que no tienen una visión normal de lo que pasa a su alrededor todo lo que ellos observan esta perturbado. Además, tienen serios problemas para afrontar tareas ordinarias de la vida gracias a sus pensamientos distorsionados.

Esta enfermedad se inicia generalmente en la adolescencia y tiene una gran tendencia a ir evolucionando con el tiempo. El psicótico no vive en este mundo ya que existe una negación de la realidad de forma inconsciente. No es consciente de su enfermedad.

El comienzo de la enfermedad puede ser agudo, es decir, puede comenzar de un momento para otro con una crisis delirante, un estado maníaco, un cuadro depresivo con contenidos psicóticos o un estado confuso onírico. También puede surgir de manera insidiosa o progresiva.

La edad de inicio promedio es en los hombres entre los 15 y los 25 años, y en las mujeres entre los 25 y los 35 años. No obstante puede aparecer antes o después, aunque es poco frecuente que surja antes de los 10 años o después de los 50 años.

Dentro de la esquizofrenia podemos encontrar diferentes tipos:

Esquizofrenia Paranoide
- Preocupación por una o más ideas delirantes de grandeza o persecución.
- Alucinaciones auditivas frecuentes.
- No hay lenguaje desorganizado, ni comportamiento catatónico o desorganizado, ni afectividad aplanada o inapropiada.
- También pueden presentar ansiedad, ira, tendencia a discutir y violencia.

Esquizofrenia Desorganizada
- Lenguaje y comportamiento desorganizado.
- Afectividad aplanada o inapropiada.
- Puede presentar ideas delirantes que giran alrededor de un tema incoherente.
- Suele ser de inicio temprano.

Esquizofrenia Catatónica
- Marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad motora o actividad motora excesiva.
- Negativismo extremo, o mutismo.
- Peculiaridades del movimiento voluntario con posturas extrañas, movimientos estereotipados, muecas.
- Copia lo que dice o hace otra persona.

Esquizofrenia simple
- Es un tipo de esquizofrenia sin alucinaciones ni delirios, pero el enfermo pierde sus capacidades, no da a basto.

Esquizofrenia hefrénica
- Tiene un comienzo temprano (entre 12-13 años), en principio parece retraso mental.
- Sufre alteración de la conducta.
- Afectividad aplanada.
- Delirios.

El tratamiento es farmacológico, los medicamentos antipsicóticos utilizados son los neurolépticos son muy efectivos en el tratamiento de la esquizofrenia pero poseen importantes efectos secundarios. Frecuentemente se interna al paciente para estabilizar la medicación, evitar que se lastime o que dañe a otros, protegerlo de las ideas suicidas u homicidas, para proveerle cuidados básicos, alimento, higiene, reducir el nivel de estrés y ayudarlo a estructurar sus actividades diarias.También se siguen terapias electroconvulsivas en pacientes catatónicos o que no pueden tomar medicación antipsicótica.

En un primer momento la psicoterapia individual es contraindicada, no así la terapia grupal o familiar que suelen ser muy beneficiosa. Las intervenciones psicosociales refuerzan la capacidad de la persona para enfrentarse al estrés o adaptarse a los efectos de la enfermedad.

lunes, noviembre 20, 2006

Fobia Social

Puede ser muy fácil confundir la angustiosa situación vivida por algunas de nosotras… hoy, la espera, y el momento mismo de la prueba oral de Psicología, muchas estábamos ansiosas, angustiadas, nerviosas, muy tensas, con las manos temblando o la voz entrecortada o lo más común de todo, que nos quedamos bloqueadas, que todo lo estudiado se nos olvidó o simplemente no supimos o no encontramos la manera perfecta de explicar nuestros conocimientos, podríamos confundir esta situación como el trastorno de ansiedad social o más conocido como fobia social, el cual se presenta cuando ciertas personas tienen un miedo excesivo frente a situaciones sociales, como por ejemplo, hablar en público, asistir a fiestas, dictar clases, dar exposiciones, entre otras situaciones sociales, lo cual supone la evitación de todas estas situaciones, por lo tanto la privación de la interacción con su entorno, con personas que no le sean familiares, que eviten tener nuevas amistades, lo cual puede ser un factor que no ayude al adecuado desarrollo social de una persona en su niñez o adolescencia, ya que varias de estas situaciones o momentos son necesarios para cumplir con los requerimientos de la escuela, de la vida laboral, etc. Al tener este trastorno se perjudica considerablemente el autoconcepto de sí mismo, la autoestima baja considerablemente, ya que se cree que las otras personas tienen mejor desenvolvimiento o desempeño que ellos, que tienen más y mejores habilidades, capacidades para ser partes de la sociedad, lo que lleva a la poca perseverancia, a la desmotivación para hacer algunas cosas que les gustaría pero no se atreven por su miedo hacia algunas situaciones. Algunas personas tienden a abusar y consumir de las drogas como por ejemplo el alcohol como para así ganar valor y disminuir el miedo que presentaba. En ocasiones sin duda, mucho más graves, si la ansiedad se dispara de manera extrema, pueden llegar a producirse crisis de pánico, que se traduce en miedo o más bien terror a que algo terrible les suceda, algo terrible que supone la muerte.

Muchas veces se puede confundir este trastorno con timidez, la diferencia está en que las personas tímidas pueden sentirse muy incómodas frente a algunas situaciones ya sean sociales o no, sin embargo, no presentan miedo ni temor excesivo al anticipar alguna situación, tampoco hacen hasta lo imposible por evitar estas situaciones, podríamos decir que la timidez es un poco más manejable, y no tan “traumante”, a medida que vamos adquiriendo experiencia en situaciones sociales, el miedo va desapareciendo gradualmente, nos vamos sintiendo más capaces de hacer cierto tipo de cosas, y vamos adquiriendo más herramientas y conocimientos para saber comportarnos de manera adecuada en nuestra interacción con el medio y el entorno, interacción de mucha importancia, ya que dispone contextos de aprendizaje informal.

Esperando que nuestras compañeras hayan salido airosas de la situación angustiosa de hoy, y sobre todo que les agrade nuestro artículo, se despiden muy cariñosamente de uds.

domingo, octubre 29, 2006

El efecto de la droga en la sociedad

En esta ocasión expondremos un tema bastante recurrente en nuestra sociedad, el consumo de las drogas en los jóvenes, el cual afecta considerablemente su desarrollo emocional, intelectual, físico y afecta también la constitución familiar. Por ello, describiremos las causas de las drogas y los efectos que éstas pueden producir en un joven.

Durante el desarrollo de un adolescente pueden existir variados problemas o complicaciones que los inducen al consumo de drogas, entre éstos se encuentran los problemas familiares, las influencias sociales, la curiosidad y los problemas emocionales.

Si analizamos más detenidamente el punto de los problemas familiares, lo podemos vincular a la incomunicación que hoy en día existe entre los padres e hijos, al abandono, a la gran ausencia paternal o maternal que se produce cuando ambos padres deben trabajar, a problemas económicos, dificultades escolares, pobreza y tantos otros que deterioran aún mas las relaciones familiares y dejan a un niño en pleno desarrollo con un gran vacío, con grandes carencias afectivas, dudas, las cuales hacen que en el joven nazca la impresión de no sentirse escuchado ni tomado en cuenta, lo cual lo lleva al consumo de drogas, factor aún más preocupante y destructor de la familia.

Con respecto a las influencias sociales podemos deducir que afecta de manera consistente el sentimiento de pertenencia, el ser parte de un determinado grupo, el ser reconocido por los “amigos”. El problema es que en los adictos se presenta depresión y aislamiento mental, lo que provoca bajo rendimiento escolar, ausentismo escolar o deserción escolar (en casos más graves), mala comunicación con las personas que los rodean.

La curiosidad es normal en los niños, jóvenes, adultos, sólo que cuando los jóvenes prueban las drogas por curiosidad pero resulta que les gustó mucho es muy caro el costo de haber saciado la curiosidad, como aquel dicho de abuelitas: “la curiosidad mató al gato” en este caso la curiosidad puede matar relaciones afectivas, sociales, entre otras.

Y por último encontramos los problemas emocionales, en donde se encuentra el maltrato escolar o familiar, la desconfianza en sus padres o pares, incomprensión, conflictos económicos dentro de la familia, dificultades de aprendizaje, que pueden llevar a una baja autoestima, depresión, los jóvenes pueden sentirse llenos de rencor, ira, vergüenza. Por lo tanto buscan la manera de “escapar” de todos estos sentimientos, llegando al consumo de las drogas, al hablar de drogas no nos referimos solamente a las drogas ilegales (marihuana, cocaína, etc.) también nos referimos a las drogas aceptadas socialmente como lo son el tabaco, café, alcohol. Sin duda, esta problemática es alarmante dentro de una sociedad, familia, entorno, pero más alarmantes son las consecuencias en el desarrollo de una persona, o de un joven, ya que el joven se vuelve tan adicto, que puede llegar a perder sus amistades, familia, colegio, no se desarrolla intelectualmente como debe, se deteriora física, mental y emocionalmente. Es una problemática que como sociedad debemos frenar comenzando por adquirir más conciencia y que este tema ya no sea un tabú, como lo ha sido hasta ahora.

Sobre lo anterior les planteamos las siguientes preguntas: ¿Creen uds. que las emociones son uno de los factores mas influyentes en el consumo de drogas?, y si es así ¿Cómo se podría frenar esta problemática?.

lunes, octubre 23, 2006

Depresión post parto


Muchas de las mujeres al momento de dar a luz, a veces tiempo después sufren de depresión post parto, en donde se entristecen, se sienten débiles, son mas irritables, sienten fatiga y ansiedad, todos estos síntomas las alejan de sus hijos, y no los disfrutan plenamente ya que no es su prioridad, ven a su hijo más bien como un objeto que como un pequeño ser que necesita de apoyo, protección, afecto, cariño, atención, etc.

Este tipo de trastorno es bastante frecuente, le suele suceder a 1 de cada 10 mujeres y si no se detecta ni se trata adecuadamente, puede persistir durante meses e incluso años, sin embargo, es a costa de un gran sufrimiento injustificado.

Este tipo de depresión puede tener una explicación bastante lógica, como que haya sido un embarazo no deseado o que el niño haya nacido con alguna enfermedad, o todo lo contrario, la madre había programado tener un bebé, fue buen embarazo, el niño nació sano y no tuvo problemas en el parto. Por lo tanto, se puede decir que no se tiene seguridad de las causas concretas de la depresión post parto pero se la vincula con un origen hormonal, ya que al momento de dar a luz bajan considerablemente los niveles de progesterona lo que puede causar que las mujeres tengan cambios de humor, cansancio, etc. También existen factores de riesgo que pueden desencadenar esta enfermedad como lo son: una historia previa de depresión; una falta de apoyo de la pareja; un bebé prematuro o con cualquier tipo de enfermedad; el que la nueva madre hubiera perdido a su madre cuando era niña; o acumulación de acontecimientos vitales como el fallecimiento de un ser querido, la pérdida del empleo de ella o de la pareja, problemas económicos, etc. Cabe destacar que una mujer puede sufrir este tipo de trastornos sin presentar ninguna razón para sufrirla.

Ahora bien, nos hemos centrado en los síntomas y causas de la depresión post parto pero hemos dejado de lado el desarrollo del bebé quien necesita mucho apoyo, afecto, atención, amor, cuidado, el cubrir todas sus necesidades para que se desarrolle de manera adecuada tanto, emocional, cognitiva y fisiológicamente y pueda convertirse en un niño sano, por ello es muy importante que pueda prevenirse esta enfermedad detectándola precozmente, tratarla rápidamente y evitar sus consecuencias.

Para finalizar les dejamos una pregunta que los haga reflexionar y analizar. ¿Creen que la depresión post parto puede afectar al bebé y en que sentido?

martes, septiembre 26, 2006




Violencia Escolar.

Nuestro artículo esta vez está basado en el reportaje “Recreos violentos”, publicado en el diario El Mercurio de Valparaíso, el día domingo 24 de Septiembre, que trata principalmente la violencia que existe en los niños hoy en día en los colegios, el cual nos pareció muy importante analizar sobre todo esta problemática que se presenta en los establecimientos, donde se involucra a las familias y educadores en conjunto.

Comenzaremos analizando la siguiente pregunta: ¿nos damos cuenta cómo son los juegos de nuestros niños? Si miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta que cada vez los juegos se han tornado mas agresivos, basándose en los programas de televisión, así como también puede influir el trato que reciben de sus padres, lo cual es muy preocupante, ya que en muchos casos niños han llegado de urgencia a los hospitales con diversas lesiones, o en casos mucho más impactantes, niños han llegado a morir, a causa de juegos que no han sabido controlar, como por ejemplo, niñas de un internado atascaban la corbata en la puerta, luego la cerraban con un candado dejándola colgada del cuello, y en una ocasión este juego terminó con la vida de una de ellas, o también niños que juegan a las luchas libres, que hacen las famosas llaves hasta que el compañero se rinda.

Ahora bien, para poder comprender el porqué de estas conductas debemos tener claro que “las razones de la conducta violenta o agresiva de un menor son múltiples. La doctora Begoña Sagasti comenta que la cultura actual, donde aparece como algo clave el exitismo y la competencia, sobreexige a los niños, igual como ocurre con los padres, lo cual genera una dificultad al canalizar las emociones”, es decir, es tanto el estrés de los niños como de los padres por competir para ser el mejor o por tener mejor posición económica, que se pierde el respeto por el otro, pasándolo a llevar y agrediéndolo física y mentalmente. Lo cual es muy preocupante, ya que en el caso de los padres deben pasar mucho tiempo con sus hijos, educándolos, construyendo vínculos afectivos, y sobretodo enseñarle o inculcarle la tolerancia a la frustración, sin embargo por trabajar y competir se olvidan de estos factores tan importantes para el desarrollo cognitivo, emocional y social de sus hijos; que por consecuencia los niños y padres se expresan de forma violenta.

“En la sociedad actual no hay espacio para el dialogo, para acoger a los niños en su afectividad y en sus problemáticas. La relación que los padres establecen con sus hijos es la del – no hagas tal o cual cosa - porque ellos también se ven sometidos a un cierto tipo de estrés, comenta el psicólogo Luis Rojas, quien agrega que padres y profesores son muchas veces violentos, maltratan y descalifican a los niños, lo que sirve de modelo para las nuevas generaciones”.

Para poder superar este problema tan preocupante para nuestra sociedad, se necesitaría más compromiso de parte de los padres y profesores con los niños, que reconozcan sus emociones y hablen abiertamente de ellas, que se valoren y respeten para que así estos niños cuando sean adultos sepan relacionarse adecuadamente con su entorno social.

sábado, septiembre 16, 2006

¿Somos tolerantes?

Se dice que la tolerancia es aceptación a la diversidad, a la pluralidad, que es respeto hacia el prójimo, es un concepto muy ligado a la palabra libertad, sobre todo a la libertad de opiniones, pensamientos, objetivos, entre otros; tolerar es respetar la visión que cada persona tiene de algún determinado hecho, ya que nadie posee la verdad absoluta, todos tenemos diferentes gustos u opiniones, lo que nos lleva a pensar diferente uno del otro. pero realmente ¿qué entendemos nosotros por tolerancia? Talvez dejar pasar las cosas sin hacer comentarios opuestos, hacerse los sordos, los ciegos, los mudos, hacer la “vista gorda” como se dice…

Frente a estas concepciones de la tolerancia, es necesario pensar si en nuestro diario vivir somos realmente tolerantes, como para llevar una vida en paz, tener una adecuada interacción con las personas que nos rodean, ya sean familia, amigos, compañeros, es necesario pensar si tenemos una buena convivencia en nuestro hogar, lugar de trabajo o de estudio… al mirar a nuestro alrededor podríamos concluir que no, no somos lo bastante tolerantes como por ejemplo, respetar y aceptar a alguien que piense lo contrario que nosotros, no somos tolerantes al no aceptar o admitir a una pareja homosexual, no somos tolerantes frente a alguna norma o ley que nos parece absurda, entonces, ¿seremos más débiles, nos dejaremos pasar a llevar, seríamos “tontos” si respetáramos al otro o si cumpliéramos con las normas básicas de una sociedad para una mejor sociabilización, si tratáramos de comprender, aceptar, ser empáticos, con las personas que interactuamos diariamente? No, puesto que no debemos olvidar que la vida sólo es posible gracias a la sociedad, ya que nos influimos unos con otros, nuestras amistades nos influyen, nuestras relaciones amorosas nos influyen, todo nos influye, la tolerancia nos hace ser mejores personas, ya que así logramos tener una mejor convivencia y a la vez nos ayuda a una mejor comunicación con quienes nos rodean y talvez todo sería mejor si tuviéramos más presente en nuestro vocabulario y en el quehacer la palabra “benevolencia, la cuál nos prohíbe ser altaneros y ásperos, nos enseña que un hombre no debe servirse abusivamente de otro hombre, y nos invita a ser afables y serviciales en palabras, hechos y sentimientos” (Cartas a Lucilio).

No debemos olvidar ni dejar de lado a las emociones, ya que ellas nos mueven y tienen gran influencia en nuestras experiencias, comportamientos y percepciones. Tener un buen control de las emociones supone la inteligencia emocional, ser concientes de nuestros sentimientos y acciones, ser responsables, lo cual está muy ligado a la tolerancia, que para poder practicarla efectivamente se debe tener un perfecto equilibrio entre ésta y la exigencia, es decir, no esperar más de lo que debemos, no exigir más a las personas que nos rodean.

La tolerancia, es un tema bastante complejo y profundo, en el cual podríamos estar horas y horas opinando… pero les dejamos abierta la pregunta ¿se encuentran ustedes tolerantes?.